Ventilación de doble flujo

14 diciembre, 2022

Ventilación de doble flujo

Con el objetivo de consumir lo menos posible en cuestiones de energía, y al mismo tiempo conseguir un bienestar óptimo en el interior de los edificios, aparece en escena el sistema de ventilación de doble flujo, consiguiendo de una forma simple y sencilla estos objetivos.

Este sistema nos permite alcanzar un gran ahorro en la factura de la luz por su excepcional funcionamiento, ahorrando gran parte de la energía. Su eficacia hace que cumpla con las normativas energéticas correspondientes, las cuales exigen año tras año retos relacionados con las emisiones de CO2, para intentar evitar o frenar el cambio climático.

Qué es el Sistema de Ventilación de Doble Flujo

El sistema de ventilación de doble flujo es una red de ventilación que cuenta con dos sistemas de bocas. Por un lado, las bocas de insuflación, que llevan el aire a las zonas secas de la vivienda, como son el salón, comedor o dormitorios.

Y por otro lado, las bocas de extracción, que como su nombre indica, extraen el aire de las zonas húmedas de la casa, como son el baño y la cocina.

Este sistema, debido a sus características y singularidad, extrae el aire viciado del interior del edificio y lo renueva por aire nuevo, el cual proviene del exterior. Consigue impulsar el aire nuevo a una temperatura cercana a la temperatura del interior, permitiendo de esta forma un ahorro energético óptimo, ya sea en verano como en invierno, mejorando el confort y bienestar de las estancias.

En definitiva, se aumenta la calidad del aire gracias a su constante renovación.

Cómo Funciona un Sistema de Ventilación Mecánica de Doble Flujo

¿Cómo funciona la ventilación mecánica de doble flujo? El sistema de ventilación de doble flujo consiste en introducir aire limpio en cada espacio de la vivienda y, desde los espacios húmedos, como el baño o la cocina, extraer el aire viciado.

Una pieza clave de este tipo de ventilación mecánica controlada es el recuperador de calor, ya que es este el elemento que introduce y expulsa el aire de la vivienda.

El recuperador de calor se caracteriza además por lo siguiente:

  • Por un lado, recupera el calor o el frío expulsados. Esto es posible gracias a que los conductos de entrada y salida de aire del edificio se cruzan en el recuperador de calory, sin mezclarse dentro de él, intercambian el calor que contienen. Por tanto, se produce un aprovechamiento del calor.

Es de esta forma como, en invierno, el aire frío que entra a la vivienda recibe al menos un 80% del calor del aire extraído, creando una temperatura agradable en la vivienda.

En verano, sucede lo contrario y es el aire caliente que viene del exterior el que es enfriado por el aire que se expulsa de la casa.

  • La segunda característica de los recuperadores de calor es que incluyen filtros para la mejora del aire.Por ejemplo, es posible filtrar el polen y gran parte de los alérgenos que se encuentran en al aire, lo que hace de este sistema de ventilación una pieza clave para personas que padecen alergias u otros problemas respiratorios.

Como podemos observar en la imagen, la unidad con recuperador de calor es clave para su funcionamiento. Conectados a esta unidad, están los flujos de extracción y los flujos de impulsión, por donde transcurre el aire para su extracción y renovación correspondiente.

 

Ventajas del Sistema de Ventilación de Doble Flujo

El sistema de ventilación mecánica de doble flujo es perfecto, por tanto, tanto para bloques de edificios, viviendas unifamiliares o chalets. Incluso es frecuentemente empleado en modelos de casas passivhaus por su altísima eficiencia energética.

Entre las ventajas de los sistemas de ventilación mecánica de doble flujo están su consumo, el cual es de unos aproximadamente 40 vatios. Por tanto, se consigue ahorrar en el suministro pero, también, hacer un uso inteligente de la energía.

Por otro lado, este tipo de sistemas goza de un mantenimiento muy sencillo y evita en gran medida el uso de sistemas de combustión o de aire acondicionado.

Asimismo, ayuda a aislar acústicamente la vivienda, al no ser necesario abrir las ventanas para ventilar las diferentes estancias.

Y, lo que es más importante, al optimizar la ventilación de nuestro hogar por medio de filtros, se garantiza una mejor salud para quien la habita, al evitarse ciertas molestias respiratorias.

Por tanto, salud, eficiencia y comodidad son los pilares clave que te harán decantarte por este tipo de sistema para tu hogar.

 

Optimización de la Ventilación de Doble Flujo

Diferentes factores tienen que tenerse en cuenta para conseguir el excelente funcionamiento de un sistema de ventilación de doble flujo.

El primero es la ubicación del sistema, ya que puede generar ruidos no deseables, siendo un sistema que funciona las 24 horas del día y los 365 días del año.

La unidad recuperadora de calor del sistema de doble flujo se tiene que montar en una zona calefactada, de esta forma, se evitan las pérdidas energéticas. El problema que genera son los ventiladores de extracción y los ventiladores de introducción, los cuales pueden generar ruidos molestos en la vivienda.

Para solucionar esta problemática, se debe de buscar una zona para los ventiladores y el recuperador de calor la cual elimine o disminuya el ruido generado. El sistema que mejor se adapta para conseguir este objetivo es el sistema independiente, ubicando la unidad de calor en una zona calefactada, y los ventiladores en zonas donde no molesten. Estos sistemas, al poder instalarse la unidad recuperadora de calor en una zona climatizada, hacen que se eviten posibles pérdidas de energía gracias a las diferencias de temperatura entre el clima del interior y el clima del exterior.

Además, los sistemas de ventilación de doble flujo independientes cuentan con la ventaja de la instalación de los ventiladores, pudiendo instalarse en zonas no habitables, como las buhardillas, terrazas techadas o los sótanos.

Así, al ubicarse los ventiladores fuera de la vivienda o lugares transcurridos, se evitan los ruidos y problemas de acústica.