Inicio / Noticias
Frances Ingles

 

La única fórmula mágica que existe es trabajar
.
Tema :
Premio al Relevo Generacional   /   Fuente : Diario de Navarra   /   Fecha : 21-11-2014
.
.
A sus 49 años, lleva alrededor de 25 trabajando en la empresa familiar Construcciones Garbayo Chivite.
Tras desarrollar distintos tipos de actividades en la misma “hace unos 15 años empecé a tomar responsabilidades de gerencia,en algún caso”. “Las responsabilidades iban cayendo de poco en poco y luego el relevo ha ido siendo paulatino”, asegura Yolanda Garbayo Aldúan.
P. ¿Qué ventajas e inconvenientes tiene una empresa familiar pequeña respecto a una grande?
R. Cosas positivas que tiene es que es mucho más ágil y que hay un compromiso de la familia que trabaja en la propia empresa, que es todo el día trabajando. Lo negativo es que estás 24 horas al día disponible. El resto es igual que cualquier otra empresa.

P. La construcción ha sido una de las más castigadas por la crisis. ¿Cómo la han afrontado?
R. La única fórmula mágica que existe es trabajar, trabajar y trabajar. Esta empresa funcionaba al 50% en construcción y 50% en promoción inmobiliaria. Desde la crisis la promoción ha dejado de existir.Entonces te planteas que no queda otra que la construcción y allá donde hay, se tiene que ir a buscarla. Estábamos muy cómodos ‘trabajando en casa’ como aquel que dice. Ahora tienes que salir fuera; darte a conocer; tener la mente, ojos y oídos abiertos; y estar en los sistemas de tecnología o de avances en construcción, en lo que se pueda. Pero tienes que estar ahí, en la cresta de la ola.

P. Es la primera en recibir este premio de AER...
R. Es doble satisfacción y mucha responsabilidad. Creo que ha sido un acierto de AER premiar a la empresa familiar porque el 70% de las empresas de Navarra, España y Europa creo que son familiares. Y que haya un relevo, pues no todas lo consiguen. Es un reconocimiento a este tipo de empresas que forman un tejido empresarial tan grande. Cuando vemos que muchas empresas familiares están sustentando la economía en España, que nos den una palmadita en la espalda no nos viene nada mal.

.
.